Mousse de Chocolate

Es un postre de origen francés

La palabra Mousse es también de origen francés, y en castellano sería «Espuma», cualidad que describe perfectamente la textura y aspecto de esta delicia culinaria. A pesar de que se ha generado polémica respecto a quién fue el verdadero creador de este postre, sí se conoce que se prepara desde el siglo IXX. Conoce aquí los tips para sorprender con este exquisito dulce.

Mundo Chocolates Chef: María Laura Espín

La Mousse de Chocolate es un postre de origen francés. La palabra Mousse es también de origen francés, y en castellano sería «Espuma», cualidad que describe perfectamente la textura y aspecto de esta delicia culinaria. A pesar de que se ha generado polémica respecto a quién fue el verdadero creador de este postre, sí se conoce que se prepara desde el siglo IXX. Conoce aquí los tips para sorprender con este exquisito dulce.

Aunque la elaboración de este postre requiere de muy pocos ingredientes, sí requiere de una cuidadosa técnica al momento de unir su mezcla, por lo que debes tener paciencia.

Ingredientes para preparar la mousse de chocolate

• 200g de chocolate oscuro (+50%)
• 100g de azúcar glas
• 50g de mantequilla sin sal
• 4 huevos(de buen tamaño)

PROMOCIÓN

Preparación de la mousse de chocolate

Paso #1

En baño de maría, debes fundir el chocolate «previamente troceado», la mantequilla y la azúcar glas. Hazlo de forma cuidadosa, procurando la homogenización de todos los ingredientes. Una vez todo esté derretido y mezclado debes colocar a enfriar en temperatura ambiente.

Paso #2

Por otra parte debes tomar los huevos y separar las yemas de las claras en cada uno de ellos. Las yemas colócalas en otro recipiente y reserva en la nevera.

Paso #3

Con ayuda de un batidor y una pizca de sal, mezcla las claras de huevos hasta alcanzar el «punto de nieve». Si ya eres experta en esta práctica también puedes hacerlo manualmente.

Paso #4

Una vez se encuentre fría la mezcla de chocolate, mantequilla y azúcar agrega a ella las yemas de huevo frías.

Paso #5

A la mezcla de chocolate, ahora debes añadir las claras de huevo «en su punto de nieve» con sumo cuidado y con la ayuda de una paleta de madera, vierte las claras de huevo poco a poco haciendo suaves movimientos que deben ser siempre envolventes para no perder la textura que tenía previamente la mezcla blanca.

Paso #6

Si ya consideras que la mezcla se encuentra homogénea, puedes llevar al refrigerador por al menos una hora. Para servir puedes agregar en el tope trozos de chocolate, crema de leche, o alguna fruta de tu preferencia cortada muy finamente.

¡A comer! Buen provecho.